Digan lo que digan, la carga de trabajo es una experiencia subjetiva. Sobre todo porque depende mucho de la capacidad de quien ejecuta ese trabajo. Hay quien responde a un email complejo en unos minutos mientras que otra persona necesita el doble o el triple de tiempo. Bien porque tarda en enfocar la respuesta, porque no se concentra o simplemente porque escribe más despacio o sale a fumar cada dos por tres. Es cierto que las empresas han tratado de nivelar perfiles y, al menos en la teoría, personas con capacidades similares deberían acometer tareas similares.

Sigue leyendo en El Huffington Post —>>>>

Dice el diccionario que entrenar es prepararse para la práctica de un deporte. Sin embargo, un porcentaje sustancial de las personas que realizan actividad física (por cierto, siempre demasiado pocas) no practican ningún deporte. Van al gimnasio, se ejercitan con un entrenador personal o simplemente hacen tablas de ejercicios en su casa. Y muchas de ellas llaman entrenar a ese tipo de actividad, aunque no tenga como objetivo ninguna competición o deporte. ¿No deberían llamarlo de otro modo? ¿Por ejemplo, simplemente hacer ejercicio?.

La respuesta es que no.

 

Sigue leyendo en el Huffington Post —>>>>

Una de las tareas más fecundas que se pueden emprender es convertirse en abuela de alguien. Así, como suena.

Las abuelas son el único colectivo que, sin ningún tipo de activismo, ha conseguido una posición de notoriedad e influencia en nuestra sociedad. De puertas para afuera todos somos muy adultos y muy autosuficientes, pero frente a nuestras abuelas nos enterramos en la blandura. Su calculada mezcla de croquetas, aforismos y cuidados nos retornan a ese estado algodonoso de la infancia en el que, gracias a ellas, nos sentíamos los más rápidos, las más listas, los más guapos.

Sigue leyendo en el Huffington Post —>>>>

En 1950 dos americanos escribieron The Lonely Crowd, un libro que explicaba que las personas tenemos tres maneras básicas de conducirnos por la vida: o dependemos de la tradición, o buscamos en nosotros mismos la inspiración para pensar y actuar, o bien acatamos las consignas del exterior.

En su análisis indicaban que, tras el advenimiento de la sociedad de consumo, los estadounidenses comenzaron a gravitar cada vez más hacia una manera de vivir que se apoya largamente en el contexto, en lugar de en la brújula interior de cada uno. Pues bien, no solo es muy evidente que esto es una tendencia global sino que, además, y de manera creciente, nos comportamos como si la vida se basara en comprar en un supermercado los rasgos que nos definen, en ese otro signo de nuestro tiempo que es la construcción del yo a través del consumo. Es decir, no solo nos dejamos influir por el contexto en la elaboración de nuestra identidad sino que, en buena medida, somos lo que compramos.

 

Sigue leyendo en El Huffington Post —>>>>

A veces vas a cruzar una calle por un paso de cebra cuando un coche que debería parar no lo hace. Y casi te atropella. A pesar del susto miras fugazmente en su interior y a menudo ves la misma estampa: un conductor, hombre o mujer, con la mirada fija, como si estuviera ido y no viera lo que tiene justo enfrente, que es el paso de cebra y a ti sobre él. Pero no es una mirada cualquiera: es una mezcla de tensión y preocupación, como si esa persona condujera angustiada, sobrecogida: es El rictus. Ni siquiera te preguntas si es que no te ha visto, porque es evidente que no lo ha hecho. Ese conductor, prodigiosamente, va al volante sin ver la carretera ni a los peatones. A veces ni los semáforos. Por eso ha estado a punto de atropellarte.

Otras veces ocurre en la cola del supermercado. Estás pacientemente esperando con tus compras y de repente…

 

Sigue leyendo en El Huffington Post —>>>>

Pese a que desde el expresionismo alemán a la intensa y barroca serie ‘Dark’ hay abundantes ejemplos de que los pueblos germánicos pueden ser tan vitalistas como cualquier otro, cuando pensamos en Alemania, en general, nos viene un aire comedido y estructurado de funcionalidad sobria y un tanto apagada, un poco como los trajes de Angela Merkel. Alguien que difícilmente, barruntamos, se vestiría de hippie. Sin embargo, esos aparentes opuestos invirtieron su polaridad en un momento sumamente interesante de la historia de la automoción: el momento en el que la archicélebre furgoneta Volkswagen se convirtió en el símbolo de la contracultura en EEUU. Una historia genial y también un acontecimiento idóneo para profundizar en el concepto de generación de valor.

Sigue leyendo en El Economista —>>>>