Cambio personal, Ciencia y Management, Dirigentes, Inspiración, Jesus Alcoba, Psicología del éxito, Ultraconciencia / 09.12.2011

De vez en cuando miramos al pasado y al futuro y hacemos balance de lo que llevamos recorrido y de lo que nos resta por vivir. Esos ejercicios casi siempre nos dejan un sabor de boca agridulce, como si realmente no hubiéramos hecho todo lo que teníamos pensado, o como si la vida estuviera moviéndose más deprisa de lo que debe. Pues bien, a menudo desconocemos hasta qué punto eso es cierto: hasta qué punto es verdad que la vida se acelera.

Si le pedimos a una persona de edad avanzada que nos enumere todos los recuerdos de su vida y los registramos en una gráfica veremos que, evidentemente, hay muchos recuerdos del día de hoy y del de ayer, y también del mes pasado y del año pasado. Conforme nos vamos alejando del presente hacia el comienzo de nuestra vida consciente sería lógico esperar que el número de recuerdos fuera descendiendo de forma gradual, pero sin embargo no es así.

Hace tiempo que sabemos que almacenamos muchos más recuerdos de nuestra época juvenil que de los años que vienen después. Por tanto una persona ya entrada en años tendrá muchos recuerdos de su pasado inmediato y muchos también de sus años de juventud, pero comparativamente pocos de su época adulta. La gráfica en ese punto adopta por tanto la forma de un valle: el valle de la memoria.

Este fenómeno se conoce como efecto de reminiscencia y nos demuestra que sí, que efectivamente llegada una edad la vida se acelera y los años pasan volando. El motivo es simple: en nuestros años de juventud ocurrieron muchas primeras veces: el primer viaje largo, el primer amor, el primer coche, el primer trabajo, y así sucesivamente. Los acontecimientos emocionantes, y más si ocurren por primera vez, dejan su huella en nuestra memoria de una forma extraña: mientras los estamos viviendo el tiempo parece pasar velozmente, pero sin embargo al cabo de los años tenemos muchos recuerdos de esos momentos, como si todo hubiera ocurrido mucho más despacio. Sin embargo, todo lo que es aburrido o rutinario se comporta al contrario: mientras lo vivimos el tiempo pasa con lentitud y los minutos parecen horas, pero con el tiempo esas vivencias apenas se recuerdan y los días se comprimen en forma de minutos o segundos. Lo emocionante crea muchos recuerdos por unidad de tiempo, y cuando lo recordamos nos da la sensación de haber vivido con plenitud. Por el contrario, lo aburrido o rutinario no deja apenas rastro y nos deja con la impresión de que nos han faltado cosas por vivir.

Así pues solo hay una manera de frenar el paso del tiempo, y es intentar lograr vivir las cosas con intensidad, crear muchos recuerdos al día, al mes, al año. De esta forma nuestra memoria gana en densidad y con el paso de los años no tendremos la sensación de haber perdido el tiempo.

En definitiva la cuestión no está, nunca está, en vivir bien o en vivir menos bien, sino en vivir muchas cosas que nos llenen, cuantas más mejor. Que la vida está ahí para ser vivida no es ningún secreto. Es más bien un pensamiento obvio, que sin embargo con demasiada frecuencia olvidamos. ¿Para qué si no tenemos años, meses, semanas, días? Cualquier excusa y cualquier momento son buenos para crear una experiencia nueva, para archivar un recuerdo más en el camino de nuestra vida, para escapar del valle de la memoria.

 

Originalmente publicado en www.dirigentesdigital.com

Cambio personal, Ciencia y Management, Dirigentes, Inspiración, Jesus Alcoba, Psicología del éxito, Ultraconciencia / 05.07.2011

Es muy común que busquemos salir de la rutina y de nuestro día a día para descansar, relajarnos y olvidarnos un poco de todo. Sin embargo lo que resulta llamativo es comprobar de qué tipo de desconexión se trata: queremos desconectar del tráfico, de las prisas y de las presiones, de reuniones interminables, de complicadas agendas, de jefes y empleados. En nuestra vida personal, buscamos huir de compromisos y obligaciones domésticas y, si somos sinceros, reconoceremos que hasta los padres a veces quieren perder de vista a sus hijos y estos a sus padres, al menos una temporada. La conclusión de todo esto es sencilla: visto en conjunto parece que queremos desconectar de la vida que vivimos.

El caso es que si buscamos ese tipo de desconexión es tal vez porque nuestro día a día no nos gusta del todo, porque la vida nos lleva a un punto en que deja de ser divertida y acabamos llevándola como una carga. Yo considero que la felicidad es parecida a los estados de la materia, como el agua puede ser sólida, líquida o gaseosa. En la medida en que disfrutamos de muchas cosas, estas añaden densidad y solidez a nuestra existencia, transformándonos en seres básicamente felices. Pero si una persona tiene pocos momentos dichosos entonces su felicidad se parece más bien al vapor o al humo y se le puede escapar por cualquier rendija.

Lo que hacemos entonces es empaquetar nuestras cosas y meterlas en el coche o en el avión y nos vamos lejos, todo lo que podemos, buscando rincones perdidos, paisajes sobrecogedores, monumentos que nos dejen sin aliento, templos de la vida nocturna o apartamentos a pie de playa. Pero seguro que usted está de acuerdo conmigo en una cosa: no hay futuro en ser felices solamente unos días al año si el resto de ellos estamos enfadados en el atasco, enfadados en la oficina o enfadados en el atasco y en la oficina. Y de ahí la pregunta: ¿no sería mejor tener una vida de la que no quisiéramos escapar?

Deténgase por un momento: ¿piensa usted a menudo en desconectar? Si es así posiblemente posee una de esas felicidades gaseosas que cualquier día se le puede escapar con el primer golpe de aire del otoño. Piénselo: no hay ninguna garantía de que usted vaya a ser feliz o de que las cosas le vayan a ir bien, todo dependerá de lo que haga para lograrlo: así de simple.

Yo pienso que cada uno de nosotros en el fondo sabe lo que le produce felicidad. La cuestión está en que rara vez pensamos en ello con seriedad. Por eso quiero proponerle algo: usted, que seguramente está tan acostumbrado como yo a las reuniones, convóquese a una junta unipersonal e intente ver cómo puede añadir momentos de felicidad a su vida. Sueñe un poco: ¿cómo se ve usted dentro de uno, dos, cinco años? ¿Envidia usted alguna actividad de las que otros practican? ¿Sueña con hacer algo que nunca se ha atrevido a hacer? ¿Cuáles son esas cosas que le entusiasman pero que disfruta en pocas ocasiones?

Tómese el ejercicio en serio e intente salpicar de momentos de felicidad el tiempo que pasa entre un verano y otro: esa felicidad que viene de hacer lo que realmente le gusta. Puede ocurrir que eso que le apetece sea demasiado difícil o quizá le parezca muy lejano. No pasa nada, porque en esto importa más el camino que la meta. Puede ir dando pequeños pasos que le aproximen al objetivo final, y piense también que hay cosas sencillas que no cuestan mucho pero que le harán sonreír. ¿Le gusta leer? Observe que si lee una página diaria al cabo de un año habrá leído un libro. Y si son tres páginas, tres libros. Ahora bien, tres páginas se leen en apenas tres minutos. ¿Me va a decir que no tiene tres minutos al día para leer?

Anímese, escriba sobre un papel algunas de esas cosas que de verdad le hacen feliz y firme un contrato consigo mismo para cumplir al menos buena parte de ellas. Si lo ha hecho bien, se sentirá como nuevo. De hecho, será un nuevo usted.

 

Originalmente publicado en www.dirigentesdigital.com